“ Cuando alguien se salva de una muerte segura gracias a una extraña concatenación de circunstancias, se dice que es un milagro. Pero por supuesto, cuando alguien muere por culpa de una serie absurda de acontecimientos -ese aceite derramado justo ahí, esa valla de seguridad rota justo aquí- entonces también tendría que ser un milagro. Solamente porque algo no es agradable no quiere decir que no sea milagroso
“ Recuerda siempre que la multitud que aplaude tu coronación es la misma que aplaudirá tu decapitación. A la gente le gustan los espectáculos.